El pasado 28 de abril se celebró en Colombia el Día del Niño. En Machuca, este día estuvo lleno de dulzura. Un camión con 2.273 cajas de Raffaellos, donados por Ferrero LADM, llegó a esta región antioqueña para alegrar el corazón de todos sus habitantes.


El 18 de octubre de 1998, en Machuca, un corregimiento del Municipio de Segovia, Antioquia, el ELN hizo explotar el oleoducto Central Colombia. El atentado acabó con la vida de 84 personas; niños, mujeres y ancianos resultaron quemados  y la mayoría perdieron sus casas entre las llamas. Durante nueve años la Fundación Víctimas Visibles ha acompañado a las personas de esta región a dar el paso de víctimas a sobrevivientes.


Al conocer la misión de la Fundación y el trabajo que lleva a cabo con las víctimas de la violencia del país, Ferrero LADM, una empresa agroalimentaria italiana, decidió contactar a la Fundación para hacerle una donación de sus productos y así apoyar, de alguna manera, a las comunidades en las que la Fundación incide.


Teniendo en cuenta el acompañamiento, que durante años ha tenido la Fundación, a las víctimas de Machuca, y pensando en el difícil acceso que sus pobladores tienen a dulces importados, como los que se recibirían de Ferrero LADM,  la Fundación quiso  hacerlos beneficiarios directos de la donación.


Fue así como las cajas de dulces llegaron a Machuca, donde María Cecilia Mosquera, víctima líder de la región, se encargó de recibirlos. Entre afanes y sonrisas organizó un evento para celebrar el Día del niño y entregar, a cada uno de los habitantes de este municipio, el regalo que les enviaron desde Bogotá.


Niños, jóvenes, adultos y ancianos de Machuca y las veredas de El Cenizo, El Cristo, Laureles y Puerto Calavera, disfrutaron de este día como si fueran niños, por eso, desde este corregimiento, enviaron sus más sinceros agradecimientos a la Fundación Víctimas Visibles y a Ferrero LADM.